El Ágora del Yayabo

El Ágora del Yayabo

miércoles, 20 de septiembre de 2017

TRUMP FUE TRUMP EN LA ONU

 

 

Autor: Sergio Alejandro Gómez
Si alguien esperaba ver un estadista, un presidente ecuánime capaz de convencer siquiera a sus aliados, un líder que por lo menos asumiera los compromisos mundiales, se quedó con las ganas. Donald Trump fue sencillamente Donald Trump en su primer discurso en la Asamblea General de las Naciones Unidas.
El mandatario norteamericano retomó su retórica aislacionista y lanzó amenazas contra medio planeta.
«Como presidente, siempre pondré a Estados Unidos primero», sostuvo ante un organismo que es símbolo del multilateralismo y los esfuerzos conjuntos entre las naciones del globo.
En una belicosa alocución, alardeó del poderío militar de su país y del presupuesto de 700 000 millones de dólares que dedica a la guerra. Añadió que Washington está dispuesto a utilizar las armas cuando considere necesario.
«Estados Unidos tiene gran poder y paciencia, pero si es forzado a defenderse y defender a aliados, no tendremos otra opción que destruir totalmente a Corea del Norte», dijo al referirse a las tensiones en la península coreana, que han marcado la agenda internacional durante los últimos meses.
Sus palabras levantaron un murmullo en la sala y no tardaron en llegar los llamados a la calma.
Durante un mitin electoral en Schwerin (noreste de Alemania), la canciller Angela Merkel prometió luchar con «todas sus fuerzas» para que se imponga una «solución diplomática» en el conflicto con la República Popular Democrática de Corea.
A pesar de la retórica belicista, los principales expertos coinciden en que no existe una «solución militar» para la situación en la península coreana, donde una guerra implicaría millones de muertos y un número sin precedentes de desplazados, incluso si no se llega al uso de armas nucleares.
Trump cargó una vez más contra el pacto nuclear alcanzado en el 2015 entre Irán y seis potencias (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, Rusia y China).
Calificó el acuerdo firmado durante el gobierno de Barack Obama como una «vergüenza para Estados Unidos» y dio señales claras de que su gobierno sopesa cancelarlo.
Desde Nueva York, el presidente iraní Hasan Rohani advirtió que Estados Unidos perderá la confianza de la comunidad internacional si abandona sus compromisos con Teherán.
«Después de un posible escenario así, ¿qué país estaría dispuesto a sentarse a una mesa con Estados Unidos y hablar sobre temas internacionales?», se preguntó Rohani.
El discurso de Trump solo parece haberse llevado las palmas de su aliado israelí, Benjamin Netanyahu, quien lo calificó como el más «valiente» de los últimos 30 años en la ONU.
NUEVAS AMENAZAS CONTRA VENEZUELA Y LA MISMA RETÓRICA CON CUBA
Venezuela, la última obsesión del inquilino de la Casa Blanca, fue otro de los temas abordados en su intervención.
Con lenguaje injerencista y desconociendo a las autoridades legítimas de la nación bolivariana, Trump dijo que Washington está listo para adoptar nuevas medidas contra el gobierno de Nicolás Maduro.
Durante los últimos meses, Estados Unidos ha aplicado sanciones contra funcionarios venezolanos y el propio presidente. Pero en agosto pasado escaló las agresiones al decretar un bloqueo contra las finanzas de Caracas, que enfrenta una difícil coyuntura económica.
El pronunciamiento del mandatario estadounidense llega apenas un día después de que se reuniera en Nueva York con otros presidentes latinoamericanos que son puntas de lanza contra la nación bolivariana.
«¿Qué quiere Venezuela con Estados Unidos? Relaciones de altura, de igualdad; no aceptamos relaciones de subordinación, de sumisión, no aceptamos ser esclavos de nadie», respondió el presidente Maduro desde el Palacio de Miraflores, donde recibió a los participantes en la marcha antimperialista convocada para este martes.
Maduro afirmó que «nadie puede pararse en una tribuna a dar órdenes al mundo».
Por su parte, desde Naciones Unidas, el canciller venezolano, Jorge Arreaza, denunció el mensaje de guerra que llevó Trump a la ONU.
«Primera vez que viene a las Naciones Unidas y en vez de hablar de paz, en la casa de la paz, y de respeto al derecho internacional, en la casa del derecho internacional, no hizo más que promover acciones guerreristas y de destrucción de determinados países», dijo Arreaza en declaraciones a la prensa.
Respecto a Cuba, Trump mantuvo la misma retórica utilizada en la ciudad de Miami el pasado 16 de junio, cuando anunció una revisión de la política hacia Cuba que fortalece la aplicación del bloqueo económico, comercial y financiero.
«No levantaremos las sanciones al Gobierno cubano hasta que haga reformas fundamentales», dijo el presidente estadounidense, frente al mismo hemiciclo que cada año rechaza abrumadoramente las agresiones de Washington contra la Isla.
Cuba ha ratificado su voluntad de resolver por la vía del diálogo las diferencias con Estados Unidos y colaborar en temas de interés mutuo, pero ha sido clara en que no debe esperarse que para ello realice concesiones inherentes a su soberanía e independencia, ni acepte condicionamientos de ninguna índole.
El presidente de Bolivia, Evo Morales, criticó que Trump actúe como el dueño del mundo y cuestionó su doble moral en materia de respeto a la soberanía de los estados y la paz global.
«Como siempre el presidente de Estados Unidos tiene doble moral, habló de soberanía, dignidad, paz y respeto mutuo; sin embargo, se siente como dueño del mundo», dijo en entrevista a Telesur.
Mientras Estados Unidos siga con sus políticas intervencionistas, militaristas y de saqueo de los recursos naturales, nunca habrá paz, declaró el mandatario desde la sede de la ONU en Nueva York.
Expresó el presidente que Venezuela tiene su democracia y lo importante es apoyar el diálogo, no seguir planificando intervenciones, golpes de Estado y conspiraciones.
Respecto a Cuba, señaló que Washington, de manera salvaje, mantiene el bloqueo cuando todo el mundo apoya a Cuba y está contra ese cerco.
PREOCUPACIONES ENTRE LOS ALIADOS
Trump no solo saltó las alarmas entre los países que están en el foco de sus ataques cotidianos, sino entre las potencias occidentales que históricamente han permanecido al lado de los Estados Unidos.
«Ya no podremos entrar en acuerdos que no nos beneficien y que sirvan para aprovecharse de nosotros», dijo ante la mirada atónita de muchos de sus aliados.
Con anterioridad, el mandatario ha removido pilares del dominio global estadounidense como la OTAN y ha tratado de desmarcarse de los compromisos económicos con ese bloque, al que pertenecen algunos de sus principales aliados.
Trump volvió a criticar en su discurso que Estados Unidos gasta demasiado en Naciones Unidas, a la que aporta el 22 % de su presupuesto bienal.
El organismo enfrentaría una difícil coyuntura si Washington decide cesar los pagos.
En la actualidad, la ONU mantiene 15 misiones de paz en el mundo y miles de proyectos sociales y humanitarios se sustentan con sus finanzas.
Otro portazo estadounidense en la cara del mundo fue la salida del Acuerdo de París, una alianza global para tratar de hacer frente al cambio climático.
Cuando llegó su turno de hablar en la Asamblea General, el presidente francés, Emmanuel Macron, exhortó a la comunidad internacional a mantener el Acuerdo de París y se pronunció en contra de una posible renegociación, como impulsa el gobierno de Trump.
El mandatario estadounidense también trató de rebajar los compromisos de su país con los refugiados y señaló que la mejor opción es ayudar a los desplazados en sus países de orígenes.
Minutos antes, el secretario general de la ONU, António Guterres, criticó en su intervención las «puertas cerradas» y la «hostilidad abierta» contra los refugiados.
«Hay una crisis de solidaridad», añadió.
El Gobierno de Trump limitó este año a 50 000 el número de refugiados que pueden entrar anualmente, menos de la mitad de los 110 000 permitidos en el 2016. Además, mediante su veto migratorio, prohibió temporalmente la entrada al país de la gran mayoría de esas personas desplazadas.
Si la tendencia aislacionista, el proteccionismo económico y la xenofobia de la actual administración ya generaban tensiones, el primer cara a cara de Trump en las Naciones Unidas hizo poco para calmar las preocupaciones globales.

EL RETORNO A LOS VIEJOS TIEMPOS: TRUMP NO HABLÓ EN NOMBRE DEL PUEBLO


Les facilito el discurso íntegro de Trum, para demostrar lo que es un presidente mal asesorado y con alma racista, ultranacionalista y hasta medio loco.
Tomado de Granma digital
Discurso íntegro del presidente de Estados Unidos, Donal Trump en la Asamblea General de las Naciones Unidas
Sr. Secretario General, Señor Presidente, líderes mundiales y distinguidos delegados: Bienvenidos a Nueva York. Es un honor profundo estar aquí en mi ciudad natal como representante del pueblo estadounidense para dirigirme a los pueblos del mundo.
Mientras millones de nuestros ciudadanos continúan sufriendo los efectos de los devastadores huracanes que han azotado nuestro país, quiero comenzar expresando mi agradecimiento a todos los líderes que se encuentran en esta sala que han ofrecido asistencia y ayuda. El pueblo estadounidense es fuerte y resistente, y saldrá de estas dificultades más decidido que nunca.
Afortunadamente, Estados Unidos ha tenido muy buen desempeño desde el día de las elecciones el pasado 8 de noviembre. El mercado de valores se encuentra en los niveles más altos de todos los tiempos –un récord. El desempleo está en su nivel más bajo en 16 años, y debido a nuestras reformas regulatorias, entre otras, hoy tenemos más personas trabajando en los Estados Unidos que nunca antes. Las empresas están regresando, lo que ha generado un crecimiento del empleo como el que no había visto nuestro país en mucho tiempo. Y acaba de anunciarse que gastaremos casi $700 mil millones en temas militares y de defensa.
Nuestro ejército pronto será el más fuerte que haya existido. Durante más de 70 años, en tiempos de guerra y paz, los líderes de naciones, movimientos y religiones se han presentado ante esta asamblea. Al igual que ellos, tengo la intención de abordar algunas de las serias amenazas que tenemos ante nosotros hoy día, pero también el enorme potencial que espera ser desatado.
Vivimos en tiempos de extraordinarias oportunidades. Los avances en la ciencia, la tecnología y la medicina están curando enfermedades y resolviendo problemas que las generaciones anteriores creían imposibles de resolver.
Pero cada día también trae noticias de peligros crecientes que amenazan todo lo que apreciamos y valoramos. Terroristas y extremistas han aunado fuerzas y se han propagado por todas las regiones del planeta. Los regímenes canallas representados en este organismo no solo apoyan a los terroristas, sino que amenazan a otras naciones y a su propio pueblo con las armas más destructivas que la humanidad haya conocido.
La autoridad y los poderes autoritarios pretenden colapsar los valores, los sistemas y las alianzas que evitaron los conflictos e inclinaron al mundo hacia la libertad desde la Segunda Guerra Mundial.
Las redes criminales internacionales trafican drogas, armas, personas; obligan a la dislocación y a la migración masiva; amenazan nuestras fronteras; y las nuevas formas de agresión explotan la tecnología para amenazar a nuestros ciudadanos.
Dicho de manera simplificada, nos encontramos en un momento de inmensas promesas y grandes riesgos. Depende totalmente de nosotros si llevamos al mundo a nuevos niveles, o lo dejamos caer en un valle de deterioro.
Está en nuestras manos, si así lo decidimos, sacar a millones de la pobreza, ayudar a nuestros ciudadanos a realizar sus sueños y garantizar que las nuevas generaciones de niños crezcan libres de violencia, odio y miedo.
Esta institución fue fundada luego de las dos guerras mundiales para ayudar a conformar este futuro mejor. Se basó en la visión de que diversas naciones podrían cooperar para proteger su soberanía, preservar su seguridad y promover su prosperidad.
Fue en el mismo período, hace exactamente 70 años, que los Estados Unidos desarrollaron el Plan Marshall para ayudar a restablecer Europa. Esos tres bellos pilares -son pilares de paz, soberanía, seguridad y prosperidad.
El Plan Marshall fue construido a partir de la noble idea de que el mundo entero es más seguro cuando las naciones son fuertes, independientes y libres. Como dijera el Presidente Truman en su mensaje al Congreso en ese momento: «Nuestro apoyo a la recuperación europea está totalmente en consonancia con nuestro apoyo a las Naciones Unidas. El éxito de las Naciones Unidas depende de la fuerza independiente de sus miembros».
En aras de afrontar los peligros del presente y hacer realidad la promesa del futuro, debemos comenzar con la sabiduría del pasado. Nuestro éxito depende de una coalición de naciones fuertes e independientes que abracen su soberanía para promover la seguridad, la prosperidad y la paz para sí mismos y para el mundo.
No esperamos que los diversos países compartan las mismas culturas, tradiciones o incluso sistemas de gobierno. Pero sí esperamos que todas las naciones defiendan estos dos deberes soberanos fundamentales: respetar los intereses de su propio pueblo y los derechos de cualquier otra nación soberana. Esta es la hermosa visión de esta institución, y estos son los cimientos para la cooperación y el éxito.
Las naciones fuertes y soberanas permiten que diversos países con distintos valores, distintas culturas y distintos sueños no solo coexistan, sino que trabajen juntos sobre la base del respeto mutuo.
Las naciones fuertes y soberanas permiten a su pueblo tomar posesión del futuro y controlar su propio destino. Y las naciones fuertes y soberanas permiten que los individuos florezcan en la plenitud de la vida deseada por Dios.
En los Estados Unidos no buscamos imponer nuestro estilo de vida a nadie, sino dejarlo brillar como un ejemplo para que todos lo vean. Esta semana brinda a nuestro país una razón especial para estar orgullosos de ese ejemplo. Estamos celebrando el 230 aniversario de nuestra amada Constitución, la constitución más antigua que aún se encuentra vigente en el mundo de hoy.
Este documento imperecedero ha sido el fundamento de la paz, la prosperidad y la libertad para los estadounidenses y para incontables millones de personas en todo el mundo cuyos países han encontrado inspiración en su respeto a la naturaleza humana, la dignidad humana y el imperio de la ley.
Lo más grande en la Constitución de los Estados Unidos son sus tres primeras hermosas palabras, que son: «Nosotros el pueblo».
Generaciones de estadounidenses se han sacrificado para mantener la promesa de esas palabras, la promesa de nuestro país, y de nuestra gran historia. En los Estados Unidos, el pueblo gobierna, el pueblo manda, y el pueblo es soberano. Yo fui elegido no para tomar el poder, sino para dar poder al pueblo estadounidense, a quien pertenece.
En asuntos exteriores, estamos renovando este principio fundacional de soberanía. El primer deber de nuestro gobierno es para con su pueblo, nuestros ciudadanos, para servir a sus necesidades, garantizar su seguridad, preservar sus derechos y defender sus valores.
Como Presidente de los Estados Unidos, siempre pondré a Estados Unidos en primer lugar, al igual que ustedes, como líderes de sus países siempre pondrán y siempre deberán poner a sus países en primer lugar. (Aplausos.)
Todos los líderes responsables tienen la obligación de servir a sus propios ciudadanos, y el estado-nación sigue siendo el mejor medio para elevar la condición humana.
Sin embargo, lograr una vida mejor para nuestro pueblo también requiere que trabajemos juntos en estrecha armonía y unidad para crear un futuro más seguro y pacífico para todas las personas.
Estados Unidos será por siempre un gran amigo del mundo, y especialmente de sus aliados. Pero ya no se puede tomar ventaja o entrar en un acuerdo unilateral donde Estados Unidos no obtenga nada a cambio. En tanto me mantenga en este puesto, defenderé los intereses de Estados Unidos por encima de todo lo demás.
Sin embargo, en el cumplimiento de nuestras obligaciones con nuestras propias naciones, también nos percatamos de que resulta de interés para todos buscar un futuro donde todas las naciones puedan ser soberanas, prósperas y seguras.
Estados Unidos hace más que hablar por los valores expresados en la Carta de las Naciones Unidas. Nuestros ciudadanos han pagado el precio más alto para defender nuestra libertad y la libertad de muchas naciones representadas en esta gran sala. La devoción de Estados Unidos se mide en los campos de batalla donde nuestros jóvenes, hombres y mujeres, han luchado y se han sacrificado junto a nuestros aliados, desde las playas de Europa hasta los desiertos de Oriente Medio y las selvas de Asia.
Resulta un eterno motivo de orgullo para el carácter estadounidense que incluso después de que nosotros y nuestros aliados salimos victoriosos de la guerra más sangrienta de la historia, no buscamos la expansión territorial ni intentamos oponernos e imponer nuestro modo de vida a los demás. En cambio, ayudamos a construir instituciones como ésta para defender la soberanía, la seguridad y la prosperidad de todos.
Para las diversas naciones del mundo, esta es nuestra esperanza. Queremos armonía y amistad, no conflictos ni luchas. Nos guiamos por los resultados, no por la ideología. Tenemos una política de realismo de principios, arraigada en objetivos, intereses y valores compartidos.
Ese realismo nos obliga a enfrentar esta pregunta frente a todos los líderes y naciones en esta sala. Es una pregunta que no podemos evadir ni evitar. ¿Caeremos en el camino de la complacencia, insensibles ante los retos, las amenazas e incluso las guerras que enfrentamos, o contamos con suficiente fuerza y orgullo para enfrentar esos peligros hoy para que nuestros ciudadanos puedan disfrutar de paz y prosperidad mañana?
Si deseamos levantar a nuestros ciudadanos, si aspiramos a la aprobación de la historia, entonces debemos cumplir con nuestros deberes soberanos para con el pueblo que fielmente representamos. Debemos proteger a nuestras naciones, sus intereses y su futuro. Debemos rechazar las amenazas a la soberanía desde Ucrania hasta el Mar de China Meridional. Debemos defender el respeto de la ley, el respeto de las fronteras y el respeto a la cultura, y el compromiso pacífico que estos posibilitan. Y así como pretendieron los fundadores de este organismo, debemos trabajar juntos y enfrentar juntos a aquellos que nos amenazan con el caos, la confusión y el terror.
El flagelo de nuestro planeta hoy día es un pequeño grupo de regímenes canallas que violan todos los principios en los que se basan las Naciones Unidas. No respetan a sus propios ciudadanos ni los derechos soberanos de sus países.
Si los muchos justos no se enfrentan a los pocos perversos, entonces el mal triunfará. Cuando las personas decentes y las naciones se convierten en espectadores de la historia, las fuerzas de la destrucción solo acumulan poder y fuerza.
Nadie ha mostrado más desprecio por otras naciones y por el bienestar de su propio pueblo que el depravado régimen de Corea del Norte. Es responsable de las muertes por hambre de millones de norcoreanos, y por el encarcelamiento, la tortura, el asesinato y la opresión de muchos más.
Todos fuimos testigos del abuso mortal del régimen cuando Otto Warmbier, un estudiante universitario estadounidense inocente, fue devuelto a los Estados Unidos solo para morir unos días después. Lo vimos en el asesinato del hermano del dictador usando agentes neurotóxicos prohibidos en un aeropuerto internacional. Sabemos que secuestró a una dulce niña japonesa de 13 años en una playa de su propio país para esclavizarla como tutora de idiomas para los espías de Corea del Norte.
Si esto no resulta lo suficientemente torcido, ahora el imprudente desarrollo de armas nucleares y misiles balísticos por parte de Corea del Norte amenaza al mundo entero con inconcebibles pérdidas de vidas humanas.
Es indignante que algunas naciones no solo comercien con ese régimen, sino que armen, suministren y apoyen financieramente a un país que pone en peligro al mundo con conflictos nucleares. Ninguna nación en la tierra tiene interés en ver a esta banda de criminales armarse con armas nucleares y misiles.
Estados Unidos tiene gran fuerza y paciencia, pero si se ve obligado a defenderse a sí mismo o a sus aliados, no tendremos más remedio que destruir totalmente a Corea del Norte. Rocket Man está en una misión suicida para sí y para su régimen. Estados Unidos está listo, dispuesto y capaz, pero espero que esto no sea necesario. De eso se tratan las Naciones Unidas; para eso están las Naciones Unidas. Veamos cómo lo hacen.
Es hora de que Corea del Norte se percate de que la desnuclearización es su único futuro aceptable. El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas celebró recientemente dos votaciones unánimes de 15 votos a 0, aprobando resoluciones enérgicas contra Corea del Norte, y quiero agradecer a China y a Rusia por unirse a la votación para imponer sanciones, junto con todos los demás miembros del Consejo de Seguridad. Gracias a todos los involucrados.
No obstante, debemos hacer mucho más. Es hora de que todas las naciones trabajen de conjunto para aislar al régimen de Kim hasta que cese su comportamiento hostil.
Nos enfrentamos a esta decisión no solo en Corea del Norte. Ya es hora de que las naciones del mundo se enfrenten a otro régimen imprudente –que habla abiertamente de asesinatos en masa, promete la muerte a Estados Unidos, la destrucción de Israel y la ruina de muchos líderes y naciones en esta sala.
El gobierno iraní enmascara una dictadura corrupta tras la falsa apariencia de una democracia. Ha convertido a un país acaudalado, con una rica historia y cultura, en un país canalla agotado económicamente, cuyas principales exportaciones son la violencia, el derramamiento de sangre y el caos. Las víctimas de los líderes de Irán con un sufrimiento más prolongado son, de hecho, su propio pueblo.
En lugar de utilizar sus recursos para mejorar las vidas de los iraníes, sus ganancias petroleras son destinadas a financiar a Hezbollah y a otros terroristas que matan a musulmanes inocentes y atacan a sus pacíficos vecinos árabes e israelíes. Esta riqueza, que justamente corresponde al pueblo iraní, también fortalece a la dictadura de Bashar al-Assad, alimenta la guerra civil de Yemen y socava la paz en todo Oriente Medio.
No podemos permitir que un régimen asesino continúe con tales actividades desestabilizadoras mientras construyen misiles peligrosos, y no podemos cumplir un acuerdo si éste ofrece cobertura para la posterior construcción de un programa nuclear. (Aplausos.) El acuerdo con Irán fue una de las peores transacciones y más unilaterales que los Estados Unidos hayan hecho. Francamente, ese trato es una vergüenza para los Estados Unidos, y no creo que hayan escuchado la última parte,  créanme.
Es hora de que el mundo entero se una a nosotros para exigir al gobierno de Irán que termine su búsqueda de muerte y destrucción. Es hora de que el régimen libere a todos los estadounidenses y ciudadanos de otras naciones que han detenido injustamente. Y sobre todo, el gobierno de Irán debe dejar de apoyar a los terroristas, comenzar a servir a su propio pueblo y respetar los derechos soberanos de sus vecinos.
El mundo entero entiende que la buena gente de Irán quiere el cambio, y que, además del vasto poder militar de los Estados Unidos, al pueblo de Irán es a lo que más temen sus líderes. Esto es lo que hace que el régimen restrinja el acceso a Internet, destruya las antenas parabólicas, dispare a estudiantes manifestantes desarmados y encarcele a reformistas políticos.
Los regímenes opresores no pueden perdurar para siempre, y llegará el día en que el pueblo iraní tendrá que elegir. ¿Seguirán por el camino de la pobreza, el derramamiento de sangre y el terror? ¿O el pueblo iraní volverá a las raíces orgullosas de la nación como un centro de civilización, cultura y riqueza donde su pueblo pueda volver a ser feliz y próspero?
El apoyo del régimen iraní al terrorismo constituye un marcado contraste con los recientes compromisos de muchos de sus vecinos para combatir el terrorismo y detener su financiamiento.
En Arabia Saudita a principios del año pasado, tuve el gran honor de dirigirme a los líderes de más de 50 naciones árabes y musulmanas. Acordamos que todas las naciones responsables deben trabajar de conjunto para enfrentar a los terroristas y al extremismo islamista que los inspira.
Detendremos el terrorismo radical islámico porque no podemos permitir que destruya nuestra nación y, de hecho, destruya el mundo entero.
Debemos negar a los terroristas refugio seguro, tránsito, financiamiento y cualquier forma de apoyo a su vil y siniestra ideología. Debemos expulsarlos de nuestras naciones. Es hora de poner al descubierto y responsabilizar a los países que apoyan y financian a grupos terroristas como Al Qaeda, Hezbollah, los talibanes y otros que asesinan a personas inocentes.
Estados Unidos y nuestros aliados estamos trabajando juntos en todo Oriente Medio para aplastar a los terroristas perdedores y detener el resurgimiento de refugios seguros que usan para lanzar ataques contra toda nuestra gente.
El mes pasado, anuncié una nueva estrategia en aras de lograr la victoria en la lucha contra este mal en Afganistán. A partir de ahora, nuestros intereses de seguridad dictarán la duración y el alcance de las operaciones militares, y no los puntos de referencia arbitrarios y los calendarios establecidos por los políticos.
También he cambiado totalmente las normas de participación en nuestra lucha contra los talibanes y otros grupos terroristas. En Siria e Irak, hemos experimentado grandes avances con respecto a la permanente derrota de ISIS. De hecho, nuestro país ha logrado más contra ISIS en los últimos ocho meses que en muchísimos años juntos.
Buscamos frenar la escalada del conflicto sirio y una solución política que honre la voluntad del pueblo de Siria. Las acciones del régimen criminal de Bashar al-Assad, incluyendo el uso de armas químicas contra sus propios ciudadanos, incluyendo a niños inocentes, sacuden la conciencia de toda persona decente. Ninguna sociedad puede estar a salvo si se permite la propagación de armas químicas prohibidas. Es por eso que Estados Unidos realizó un ataque con misiles en la base aérea que ejecutó el ataque.
Apreciamos los esfuerzos de los organismos de las Naciones Unidas que prestan asistencia humanitaria vital en las zonas liberadas del ISIS, y agradecemos en particular a Jordania, Turquía y el Líbano por su desempeño en la acogida de refugiados del conflicto sirio.
Estados Unidos es una nación compasiva y ha gastado miles y miles de millones de dólares para apoyar este esfuerzo. Buscamos un enfoque para el reasentamiento de refugiados que esté diseñado para ayudar a estas personas terriblemente tratadas, y que permita su eventual retorno a sus países de origen, para ser parte del proceso de reconstrucción.
Por el costo de reasentar a un refugiado en los Estados Unidos, podemos ayudar a más de 10 en su región de origen. Por la bondad de nuestros corazones, ofrecemos asistencia financiera a los países de acogida de la región, y apoyamos los recientes acuerdos de las naciones del G20 que tratarán de acoger a refugiados lo más cerca posible de sus países de origen. Este es el enfoque seguro, responsable y humanitario.
Durante décadas, Estados Unidos ha enfrentado desafíos migratorios aquí en el Hemisferio Occidental. Hemos aprendido que a largo plazo la migración incontrolada es profundamente injusta tanto para los países emisores como para los receptores.
Para los países emisores, reduce la presión interna para llevar a cabo la necesaria reforma política y económica, y los drena del capital humano necesario para motivar e implementar dichas reformas.
Para los países receptores, los costos sustanciales de la migración no controlada son asumidos mayoritariamente por ciudadanos de bajos ingresos cuyas preocupaciones son a menudo ignoradas tanto por los medios de comunicación como por el gobierno.
Quiero reconocer la labor de las Naciones Unidas al procurar abordar los problemas que conllevan a las personas a huir de sus hogares. Las Naciones Unidas y la Unión Africana dirigieron misiones de mantenimiento de la paz en el aporte de contribuciones invaluables para estabilizar los conflictos en África. Estados Unidos continúa liderando al mundo en asistencia humanitaria, incluida la prevención y el alivio de hambrunas en Sudán del Sur, Somalia, el norte de Nigeria y Yemen.
Hemos invertido en mejores condiciones de salud y oportunidades en todo el mundo a través de programas como Pepfar, que financia el alivio del SIDA; la Iniciativa Presidencial contra la Malaria; la Agenda de Seguridad Sanitaria Mundial; el Fondo Mundial para poner fin a la esclavitud moderna; y la Iniciativa de Financiamiento para Mujeres Emprendedoras, como parte de nuestro compromiso de empoderar a las mujeres en todo el mundo.
Agradecemos también –(aplausos)–agradecemos también al Secretario General por reconocer que las Naciones Unidas deben reformarse si quieren colaborar de manera eficaz en el enfrentamiento a las amenazas a la soberanía, la seguridad y la prosperidad. Con demasiada frecuencia, esta organización no se ha concentrado en los resultados, sino en la burocracia y en los procesos.
En algunos casos, los estados que buscan subvertir los nobles objetivos de esta institución se han apoderado de los mismos sistemas que supuestamente los promueven. Por ejemplo, constituye un motivo masivo de vergüenza para las Naciones Unidas que algunos gobiernos con registros de derechos humanos atroces se encuentran en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.
Estados Unidos es uno de los 193 países de las Naciones Unidas, y sin embargo, pagamos el 22 por ciento de todo el presupuesto y más. De hecho, pagamos mucho más de lo que cualquiera pudiera notar. Los Estados Unidos tienen una carga injusta de costos, pero, en honor a la verdad, si realmente pudiera lograr todos sus objetivos declarados, especialmente el objetivo de la paz, esta inversión fácilmente valdría la pena.
Una parte importante del mundo se encuentra en conflicto y algunos, de hecho, van camino al infierno. Pero las personas poderosas que se encuentran en esta sala, bajo la dirección y los auspicios de las Naciones Unidas, pueden resolver muchos de estos atroces y complejos problemas.
El pueblo estadounidense espera que un día no muy lejano las Naciones Unidas puedan ser un defensor mucho más responsable y efectivo de la dignidad humana y la libertad en todo el mundo. Mientras tanto, creemos que ninguna nación debería soportar una parte desproporcionada de la carga en términos militares o financieros. Las naciones del mundo deben asumir un papel más importante en la promoción de sociedades seguras y prósperas en sus propias regiones.
Es por eso que en el Hemisferio Occidental los Estados Unidos se han opuesto al corrupto régimen desestabilizador en Cuba y ha abrazado el sueño perdurable del pueblo cubano de vivir en libertad. Mi Administración anunció recientemente que no levantaremos sanciones al gobierno cubano hasta tanto no haga reformas sustanciales.
También hemos impuesto sanciones duras y calibradas al régimen socialista de Maduro en Venezuela, que ha llevado a la que fuera una nación próspera al borde del colapso total.
La dictadura socialista de Nicolás Maduro ha infligido un terrible dolor y sufrimiento al buen pueblo de ese país. Este régimen corrupto destruyó una nación próspera al imponer una ideología fallida que ha traído consigo pobreza y miseria en todas partes donde se ha probado. Para empeorar aún más la situación, Maduro ha desafiado a su propio pueblo, al robar el poder a sus representantes elegidos para preservar su desastroso mandato.
El pueblo venezolano está muriendo de hambre, y su país está colapsando. Sus instituciones democráticas están siendo destruidas. Esta situación es completamente inaceptable, y no podemos permanecer pasivos y observar.
Como vecino y amigo responsable, nosotros y todos los demás, tenemos un objetivo: ayudarlos a reconquistar su libertad, recuperar su país y restaurar su democracia. Quisiera agradecer a los líderes en esta sala por condenar al régimen y brindar un apoyo vital al pueblo venezolano.
Los Estados Unidos han tomado medidas importantes para exigir responsabilidades al régimen. Estamos preparados para tomar nuevas medidas si el Gobierno de Venezuela persiste en su camino hacia la imposición de un gobierno autoritario al pueblo venezolano.
Tenemos la suerte de contar con relaciones comerciales increíblemente fuertes y saludables con muchos de los países latinoamericanos reunidos aquí hoy. Nuestro vínculo económico constituye una base fundamental para hacer avanzar la paz y la prosperidad de todos nuestros pueblos y todos nuestros vecinos.
Pido a todos los países hoy aquí representados que se preparen para hacer frente a esta verdadera crisis. Hacemos un llamado a la restauración plena de la democracia y las libertades políticas en Venezuela. (Aplausos)
El problema en Venezuela no es que el socialismo haya sido mal implementado sino que el socialismo ha sido implementado fielmente. Desde la Unión Soviética hasta Cuba y Venezuela, donde quiera que se ha adoptado el verdadero socialismo o comunismo, se ha generado angustia, devastación y fracaso. Aquellos que predican los principios de estas ideologías desacreditadas solo contribuyen al sufrimiento continuo de las personas que viven bajo estos crueles sistemas.
Los Estados Unidos apoyan a toda persona que viva bajo un régimen brutal. Nuestro respeto a la soberanía es también un llamado a la acción. Todos los pueblos merecen un gobierno que vele por su seguridad, intereses y
bienestar, incluyendo su prosperidad.
En los Estados Unidos, buscamos lazos más fuertes de negocios y comercio con todas las naciones de buena voluntad, pero este comercio debe ser justo y debe ser recíproco.
Durante demasiado tiempo, se dijo al pueblo estadounidense que los grandes acuerdos comerciales multinacionales, los tribunales internacionales irresponsables y las poderosas burocracias mundiales eran la mejor manera de promover su éxito. Sin embargo, a medida que esas promesas fluían, millones de empleos se desvanecieron y miles de fábricas desaparecieron. Otros trucaban el sistema y rompían las reglas. Y nuestra gran clase media, que alguna vez fuera la base de la prosperidad estadounidense, fue olvidada y abandonada; pero ya no se les olvida ni se les olvidará nunca más.
Mientras Estados Unidos busca la cooperación y el comercio con otras naciones, renovamos nuestro compromiso con el primer deber de cada gobierno: el deber para con nuestros ciudadanos. Este vínculo es la fuente de la fortaleza de los Estados Unidos y la de cada nación responsable representada aquí hoy.
Si esta organización abriga la esperanza de enfrentar con éxito los desafíos que tenemos ante nosotros, dependerá, como dijera el Presidente Truman hace unos 70 años, de la «fuerza independiente de sus miembros». Si queremos aprovechar las oportunidades del futuro y superar juntos los peligros presentes, no puede haber sustituto para las naciones fuertes, soberanas e independientes, naciones que están arraigadas en sus historias y comprometidas con su destino; naciones que buscan aliados para establecer lazos de amistad, no enemigos para conquistar; y lo más importante de todo, las naciones que son el hogar de los patriotas, de los hombres y mujeres que están dispuestos a sacrificarse por sus países, por sus conciudadanos, y por todo lo mejor del espíritu humano.
Al recordar la gran victoria que condujo a la fundación de este organismo, nunca debemos olvidar que los héroes que lucharon contra el mal también lucharon por las naciones que amaban.
El patriotismo llevó a los polacos a morir para salvar a Polonia, a los franceses a luchar por una Francia libre y a los británicos a mantenerse fuertes por Gran Bretaña.
Hoy, si no nos entregamos, con nuestros corazones y nuestras mentes en nuestras naciones, si no construimos familias fuertes, comunidades seguras y sociedades saludables para nosotros, nadie puede hacerlo por nosotros.
No podemos esperar por alguien más, por países distantes o por burócratas lejanos –no podemos hacerlo. Debemos resolver nuestros problemas–, construir nuestra prosperidad, asegurar nuestro futuro, o seremos vulnerables a la decadencia, la dominación y la derrota.
La verdadera pregunta para las Naciones Unidas hoy día, para las personas de todo el mundo que esperan una vida mejor para ellos y para sus hijos, es fundamental: ¿Seguimos siendo patriotas? ¿Amamos a nuestras naciones lo suficiente como para proteger su soberanía y asumir el control de su futuro? ¿Los veneramos lo suficiente como para defender sus intereses, preservar sus culturas y asegurar un mundo pacífico para sus ciudadanos?
Uno de los más grandes patriotas estadounidenses, John Adams, escribió que la Revolución estadounidense fue «efectuada antes que la guerra comenzara. La Revolución estaba en las mentes y los corazones de las personas».
Ese fue el momento en que Estados Unidos despertó, cuando miramos alrededor y entendimos que éramos una nación. Nos dimos cuenta de quiénes éramos, qué valorábamos y en defensa de qué daríamos nuestras vidas. Desde sus primeros momentos, la historia de Estados Unidos es la historia de lo que es posible cuando las personas toman el control de su futuro.
Los Estados Unidos de América han sido una de las mayores fuerzas del bien en la historia del mundo y los más grandes defensores de la soberanía, la seguridad y la prosperidad para todos.
Ahora llamamos a un gran despertar de naciones, al renacer de sus espíritus, su orgullo, su pueblo y su patriotismo.
La historia nos pregunta si estamos a la altura de la tarea. Nuestra respuesta será una renovación de la voluntad, un redescubrimiento de la resolución y un renacimiento de la devoción. Tenemos que derrotar a los enemigos de la humanidad y liberar el potencial de la vida misma.
Nuestra esperanza es una palabra y un mundo de naciones orgullosas e independientes que abracen sus deberes, busquen la amistad, respetan a los demás y hagan causa común en el mayor interés compartido de todos: un futuro de dignidad y paz para los pueblos de esta maravillosa Tierra.
Esta es la verdadera visión de las Naciones Unidas, el antiguo deseo de cada pueblo y el anhelo más profundo que vive dentro de cada alma sagrada.
Así que hagamos de esta nuestra misión, y que este sea nuestro mensaje al mundo: Lucharemos juntos, nos sacrificaremos juntos, y estaremos juntos por la paz, por la libertad, por la justicia, por la familia, por la humanidad y por el Dios todopoderoso que nos creó a todos nosotros.
Gracias. Dios los bendiga. Dios bendiga a las naciones del mundo. Y que Dios bendiga a los Estados Unidos de América. Muchas gracias (Aplausos).

martes, 12 de septiembre de 2017

LA UNIVERSIDAD ESPIRITUANA CONTRA IRMA



El rugir de vientos e intensidad de lluvias provocados por el huracán Irma no amainaron la entrega ni el compromiso del colectivo de trabajadores de la universidad espirituana que primero creó las condiciones necesarias para proteger medios, equipos y recursos; y después se convirtió (como siempre lo ha sido ante huracanes, ciclones o intensas lluvias) en Centro de Evacuación para recibir y atender, de manera altruista y solidaria, a 787 habitantes de las zonas sureñas de Tunas de Zaza y el Médano.
La despedida de los evacuados se hizo bajo el primer paso de la recuperación dejando libre de escombros, ramas y troncos caídos, las áreas de la institución simultáneamente con las exteriores para contribuir al saneamiento de la ciudad y a las labores de los linieros de la UNE que intensamente trabajan por el restablecimiento del servicio eléctrico.

Hoy, una fuerza superior a Irma, la del sentido de pertenencia y el amor a nuestra “casa grande”, transformaron de golpe todos los espacios: aulas, oficinas, pasillos, dormitorios, áreas exteriores, terrazas y azoteas, para continuar cumpliendo con el compromiso social asignado por la Revolución a la Universidad: la formación de profesionales, altamente calificados, en Sancti Spíritus.


ALTRUISMO UNIVERSITARIO LLEGÓ A YAGUAJAY



Antes de que Irma rondara las costas y tierras espirituanas, estudiantes, profesores y directivos de la UNISS hicieron presencia en el municipio de Yaguajay para brindar su ayuda solidaria desde la etapa previa a la evacuación de los pobladores.
Esta mañana, un numeroso grupo de estudiantes y jóvenes se sumaron a las actividades de recuperación en dicha localidad, pletóricos del entusiasmo y el humanismo que caracteriza a los espirituanos comprometidos con la Revolución y con el futuro de Cuba.

miércoles, 30 de agosto de 2017

PREPARADA LA UNISS PARA EL INICIO DEL CURSO ESCOLAR




Con la presencia de autoridades del Ministerio de Educación Superior, el PCC, el Gobierno y otras instituciones con responsabilidades educativas en la provincia se analizó en la alta casa de estudios  las condiciones necesarias para el arranque del curso escolar 2017- 2018.
En el análisis, la Rectora Naima A. Trujillo Barreto informó que los recursos humanos y materiales para un curso de calidad están garantizados para cumplir con los retos que imponen la preparación integral de los profesionales que la provincia necesita, comprometidos con el desarrollo socioeconómico del país.
Las autoridades del MES informaron, por su parte, que bajo las circunstancias que impone la actual dinámica económica, tendremos un curso con mayores y mejores recursos tecnológicos para el proceso educativo y que están asegurados los insumos para todos los docentes y estudiantes.

martes, 11 de julio de 2017

JÓVENES ESPIRITUANOS EN FESTIVAL.


Al Festival Provincial de la Juventud y los Estudiantes asistirán 100 delegados y 20 invitados de los diferentes sectores obreros, movimientos y organizaciones estudiantiles
El Festival Provincial de la Juventud y los Estudiantes en Sancti Spíritus se realizará los días 12 y 13 de julio, con la participación de 100 delegados de toda la provincia, así como 20 invitados de los sectores obreros y estudiantiles de este territorio central de Cuba.
Belkis León Gómez, jefa del Departamento Ideológico del Comité Provincial de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), explicó a Escambray que esta cita es la antesala en cada provincia cubana de la XIX edición mundial a celebrarse en Sochi, Rusia, en octubre venidero.

Sancti Spíritus se prepara para el Festival Provincial de la Juventud y los Estudiantes
Dariel Suárez Concepción, primer boleto espirituano a Sochi
Asimismo, refirió que la conferencia inaugural del encuentro en Sancti Spíritus versará sobre el pensamiento de José Martí y Fidel Castro en la obra educacional cubana, y será impartida por Yusuam Palacios Ortega, presidente nacional del Movimiento Juvenil Martiano, y Luis Toledo Sande, destacado intelectual cubano.
Los talleres tratarán diversas temáticas: Paz, guerra e imperialismo; Educación, ciencia, cultura, comunicación y tecnologías; Empleo, economía y desarrollo sostenible; y Democracia y derechos humanos. En dichos debates estarán presentes investigadores de la Universidad de Sancti Spíritus José Martí Pérez y un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores.
En esta edición también tendrá lugar un tribunal antimperialista, donde los participantes en el evento condenarán las agresiones del gobierno norteamericano contra Cuba y el mundo, y además se apostará por el respeto a las causas justas y progresistas de los pueblos.
Finalmente, se conocerá quiénes son los delegados de la provincia al XIX Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes, luego de un proceso de presentación de candidaturas y votaciones.
La celebración se incluye dentro de la primera etapa del campamento de verano, por lo que los participantes, desde el lunes 10 y hasta el 16 de julio, recorrerán sitios y rutas históricas e instituciones culturales, en tanto participarán en actividades productivas y recreativas en diversos espacios de la provincia.

lunes, 3 de julio de 2017

POR BERTA, Y POR TODOS



Autor: José Echemendía Gallego
El sábado primero de julio conocimos por TeleSur la denuncia hecha por la directiva de Copinh acerca del atentado de que fueran objeto Berta Zúñiga Cáceres y sus acompañantes, Sotero Chavarría y Asunción Martínez, quienes fueron atacados en dos ocasiones por cuatro hombres cuando iban de regreso a la comunidad de Cancire, en el municipio de Santiago Puringla, La Paz.
En el primero de los incidentes, tres hombres armados con machetes se apostaron al lado de un carro Toyota Tacoma, color negro, con placas PCH 1886 y se atravesaron en la carretera que va de la comunidad de Cancire a San Antonio, amenazando con machetes a los miembros del Copinh. En la segunda ocasión, el mencionado auto, solamente con el conductor, dio persecución por el mismo camino a los miembros del Copinh,  rebasando de manera peligrosa con la clara intención de sacarlos de la vía y arrojarlos al abismo. Posteriormente el vehículo Tacoma se puso en frente de la unidad que conducían los defensores del medio ambiente por al menos diez minutos, intentando frenarla. Afortunadamente el conductor del Copinh pudo tomar un desvío  y se fue por otro camino, y así evitó mayores consecuencias.
En el comunicado, Copinh denuncia que este incidente tiene que ver con las ambiciones de miembros de las comunidades de Lomas de San Antonio y Las Delicias, apoyados por la injerencista agencia gringa de USAID, de quitar una fuente de agua a las comunidades de San Antonio, Cancire, Higuito y Cedrito.
El Copinh exige que las autoridades investiguen y castiguen estas agresiones. Es la responsabilidad del Estado de Honduras proteger la integridad física de sus miembros y tomar todas las medidas necesarias para que la organización realice su labor en la defensa de los derechos de las comunidades Lencas y de sus territorios.
Llamamos a la comunidad universitaria de la UNISS, institución donde se formó como pedagoga Berta Zúñiga Cáceres, especialmente a los miembros de la Cátedra de Cultura y Pensamiento Latinoamericano, a que contribuyan a que este hecho sea ampliamente conocido en las redes sociales, y por cuantas alternativas o variantes consideren oportuno y conveniente; y además muestren su solidaridad con la causa de los ambientalistas y defensores de los derechos de los pueblos originarios en Honduras.
Se necesita que las denuncias permanentes y contundentes se erijan como valladar contra el que se estrellen las intentonas homicidas de las élites de poder en ese país, que las voces de todos los que defienden causas justas como esta que lideran los miembros de Copinh, se conviertan en eficaces disuasorios ante las acciones criminales; no olvidar que Berta Cáceres, asesinada en marzo de 2016, había sido objeto de más de 30 amenazas de muerte.
Unámonos por la seguridad de Berta Zúñiga y del resto de los miembros de Copinh.